6 cimientos para hacer crecer tu emprendimiento sobre una base sólida

Los cimientos de tu emprendimiento

Muchas veces nos metemos tanto en el día a día de nuestro negocio que nos olvidamos de parar a revisar que las bases sean sólidas y coherentes con lo que queremos lograr.

Nos enfocamos tanto en lo que se ve y vamos a mostrar, que a veces nos olvidamos de lo que no está a la vista pero es fundamental para tener una base sólida.

Los cimientos para hacer crecer tu emprendimiento.

Muchas veces el no dedicarle tiempo a definir bien estos cimientos, es lo que después hace que cueste más atraer clientes o que parezca que las cosas no fluyen o cuestan demasiado. Incluso muchas veces es lo que genera esa sensación de estar un poco perdida o estancada, sin saber muy bien para qué lado avanzar o qué está faltando.

Porque las bases no están claras.

Así que sea que recién estás empezando o que ya estés hace tiempo con tu emprendimiento, te invito a que hagamos una revisión a consciencia de esos cimientos de tu negocio.

Esos elementos que forman parte del “detrás de escena” pero que si no los tenés bien definidos y claros hacen que te resulte difícil comunicarte, diferenciarte y atraer clientes a tu negocio.

Hoy te quiero presentar los 6 cimientos que considero más importantes para construir tu negocio sobre una base sólida y consistente. Vayamos uno por uno:

1 – EL POR QUÉ: Lo que te mueve

Emprender tiene sus altibajos y a veces se siente como una montaña rusa emocional. Muchas veces te va a requerir salirte de tu zona de confort o dar ese esfuerzo extra para conseguir los objetivos que te plantees.

Por eso creo que el primer pilar clave es que tengas muy claro por qué estás haciendo lo que estás haciendo.

¿Qué es lo que motiva tu emprendimiento? ¿Cuál es tu propósito? ¿Por qué hacés lo que hacés y no otra cosa?

Quizás tu tienda es de accesorios hechos a mano y tu propósito es ayudar a más artesanos a desarrollarse porque te diste cuenta que muchos hacen cosas lindísimas pero no saben cómo vender sus productos. Quizás sos coach nutricional y lo que te mueve es reducir la obesidad infantil y compartir recetas simples y saludables para las mamás. O sos organizadora de eventos y lo que te mueve es hacer festejos más divertidos porque cuando organizaste tu boda te diste cuenta que todo lo que te ofrecían era igual y sin personalidad. ¡Lo que sea!

ES IMPORTANTE QUE DEFINAS ESO QUE TE MUEVE A VOS, PORQUE VA A SER EL MOTOR QUE TE PERMITA SEGUIR CUANDO LAS COSAS SE PONGAN DIFICILES O NO SALGAN COMO ESPERABAS.

ES LA RAZÓN DETRÁS DE TU NEGOCIO, ESO MÁS GRANDE QUE VOS MISMA QUE NO ES SÓLO VENDER MÁS.

Si no lo tenés claro, te propongo que te tomes un rato para pensarlo y escribirlo. No hay una respuesta correcta o incorrecta, sólo vos vas a saber qué es lo que te mueve. Acá te comparto la mía por si te sirve para inspirarte.

2 – EL PARA QUÉ Y HACIA DÓNDE: Tu visión

Además de tener claro el por qué de lo que estás haciendo, otro de los cimientos importantes es saber hacia dónde querés ir: cuál es tu visión.

Si cerrás los ojos y te imaginas dentro de 5 años, ¿dónde te gustaría estar con tu emprendimiento? ¿Cómo sería tu día a día ideal? ¿Qué cosas te gustaría que tenga? ¿Qué cosas que hoy haces te gustaría no hacer más? ¿Cómo te gustaría sentirte?

Quizás hoy vendes productos y tu visión es tener un showroom donde además ofrezcas workshops y talleres. Quizás ofrecés servicios y tu visión es crear también una plataforma de cursos online. O agregar una tienda online a tu Blog. O asociarte con otros y generar un negocio más grande. ¡Lo que sea! No hay correcto o incorrecto, es tu visión y lo más importante es que esté en línea con el estilo de vida que querés tener.

¿Te gustaría tener un lugar físico o preferirías trabajar con tu computadora desde cualquier lugar? ¿Te gustaría tener un equipo de trabajo grande o más bien chico? ¿Te gustaría tener empleados? ¿Tener una empresa grande o preferís algo más chico pero con más flexibilidad?

Que lo que hagas hoy te acerque a lo que quieres mañanaLo importante es que seas sincera con vos misma y no elijas con el ego, sino realmente lo que vos querés para tu vida.

Va a requerir de un poco de introspección: mirar adentro antes de salir a mirar afuera.

Estar muy clara con lo que VOS querés para no confundirte después con las cosas que veas de otros.

Para después pensar también si todo lo que estás haciendo hoy va en esa dirección o hay algunas cosas que tendrías que cambiar o ajustar.

 3 – EL PARA QUIÉN: Tu cliente ideal

Una vez que tengas claro por qué estás haciendo lo que estás haciendo y hacia dónde te gustaría ir, es hora de empezar a mirar un poco hacia afuera.

El tercer cimiento clave para tu emprendimiento es que definas tu nicho de mercado y tengas muy claro quién es tu cliente ideal.

Este es un elemento que puede parecer obvio cuando lo escuchamos pero a veces resulta difícil de aplicar. O porque nos da miedo definir un nicho y que el mercado nos quede “demasiado chico” o porque nos quedamos en la superficie de lo que sabemos de nuestro cliente pero sin tomarnos el trabajo de conocerlo mucho más en profundidad. Acá te comparto 3 razones por las cuales deberías elegir un nicho lo más específico posible.

No se trata únicamente de saber si son hombres o mujeres, dónde vive y que edad tiene… se trata de conocer qué quiere, qué necesita, qué problema o aspiraciones tiene, cómo se siente hoy y cómo le gustaría sentirse, qué cosas le gustan.

Conocerlo con el mayor detalle posible para saber qué ofrecerle y hacer tus mensajes personalizados y auténticos.

Lograr generar esa sensación de “WOW, es como si me estuviese leyendo la mente”. Esa sensación que conecta con las emociones y que hará que ese cliente ideal se sienta identificado con tu marca.

Conectando con tu cliente ideal

Esto es definitivamente uno de los cimientos más importantes de tu negocio, porque si no conoces a quién querés atraer es muy difícil que puedas atraerlo. Y sin clientes no hay negocio. Así que acá te comparto 10 herramientas prácticas que podrías usar para empezar.

¡Te recomiendo que lo escribas y lo guardes todo en un mismo documento!

Para que a medida que vayas aprendiendo cosas nuevas lo vayas volcando siempre en ese mismo lugar.

Conocer a tu cliente no es una actividad de unas horas o días, personalmente creo que es una mentalidad que deberías adoptar para todo lo que hagas en tu negocio. Es una actividad constante.

Podés empezar con todo lo que ya sepas en función de los clientes que ya tuviste; y luego ir completando el documento con las cosas nuevas que averigues cuando hables por teléfono, en persona o con alguna de las 10 herramientas que te compartí arriba.

¡Escribí todo! La idea es que tengas en un único documento todo lo que ya sepas y todo lo que vayas aprendiendo de ese cliente ideal al que querés atraer a tu negocio.

4 – EL QUÉ: Tu propuesta de servicios o productos

Una vez que tenés claro a quién quieres atraer y ayudar, es hora de volver a mirar hacia adentro y revisar que tu propuesta de servicios o productos esté en línea con lo que ese cliente está buscando.

Lo primero que te recomiendo es que revises qué rol cumple cada uno de tus productos o servicios dentro de tu negocio.

¿Sabes cuáles son tus productos más rentables y los que no tanto? ¿Tenés algún producto que sea el de entrada para esos clientes que compran por primera vez? ¿Tenés claro qué camino querés que siga alguien que ya compró para que vuelva a comprar? ¿Tenés paquetes armados con diferentes niveles de precios?

Un ejemplo que me encanta de ésto es www.planteaenverde.es – Tienen Kits básicos con instrucciones para los que recién están empezando con su huerta; tienen productos para los que ya armaron su primer huerto y quieren seguir; y hasta tienen un curso online para los que ya quieren aprender más todavía y volverse más profesionales. Tienen un MIX de productos que va acompañando a sus clientes a medida que avanzan en su proceso.

Ejemplo de un mix de productos

Si no lo tenés muy claro, te invito a que le dediques un tiempo a pensar todo esto. Revisar lo que tenés ahora y pensar si hay algo que cambiar, agregar o sacar en función de lo que definiste de tu cliente ideal.

Una vez que tengas clara tu propuesta de productos o servicios, es hora de revisar si los estás presentando de la mejor forma posible.

Acá es donde muchas veces veo uno de los errores más comunes cuando hago revisiones de páginas Web.

Veo emprendimientos que se enfocan mucho en atraer a clientes a su página, pero cuando ese cliente llega casi que tiene que adivinar cómo comprar o qué tipo de servicios puede esperar de ese negocio o cómo es exacto el producto.

Muchas veces las descripciones están incompletas o son un poco básicas o genéricas y no transmiten todo ese diferencial y personalidad de la marca, no conectan emocionalmente con esa persona que está del otro lado.

ESTE ES UN TRABAJO MUY IMPORTANTE. USAR LA SECCIÓN DE TU PAGINA WEB DONDE PRESENTÁS TUS SERVICIOS O PRODUCTOS COMO SI FUESE TU VENDEDORA.

Imaginate si entrases a un local de ropa y la vendedora se te acerca y lo único que te dice es “negro, talle M” y se queda callada mirándote. ¿Sería raro, no? Un poco… En el mundo online entonces tampoco deberíamos hacer esto.

Es tu oportunidad para presentar lo que ofrecés con el mayor detalle posible. Que la persona que llega vea que eso es justamente lo que necesitaba y estaba buscando y que casi no le quede ninguna duda.

Explicale exacto qué opciones de paquetes de servicios tenés, qué incluye cada uno, qué puede esperar si te contrata, qué va a tener después de trabajar con vos.

O si vendes productos incluir una descripción bien completa que conteste todas las preguntas que podrían surgirle a alguien que está dudando si comprarlo o no. Ponete en sus zapatos y pensá todas las dudas que le podrían surgir cuando llega a esa página.

No podemos dejarle el trabajo a nuestro potencial cliente de intentar adivinar si lo que estamos ofreciendo es lo que necesita. ES NUESTRO TRABAJO hacerle la vida más simple y explicarle con el mayor detalle posible qué opciones tiene y cuál es la mejor para él.

5 – EL CÓMO: Tu posicionamiento y diferenciación

Una vez que tenés claro a quién querés atraer y qué le vas a ofrecer, entonces es hora de pensar cómo te gustaría posicionarte y diferenciarte dentro de tu mercado.

¿Qué es lo que va a tener diferente tu propuesta? ¿Cómo te vas a destacar? ¿Hay algo que los demás no están ofreciendo que a vos te gustaría ofrecer? ¿Cómo son los precios de tus competidores y cómo querés que sean los tuyos?

Acá mi recomendación es que mires qué están haciendo tus principales competidores para definir cómo te querés posicionar y diferenciar, pero que no te quedes muy pegada ahí. Sino te la vas a pasar comparándote en lugar de enfocarte en crear una propuesta auténtica 100% tuya.

Porque muchas veces la diferenciación no viene de tu producto o servicio en sí mismo (muchos otros pueden estar ofreciendo algo similar), sino de la manera auténtica en que lo posicionás, comunicás y presentás.

Descubrir tus fortalezas y diferenciarte

Creo que es en la mezcla de todo lo que sepas de tu cliente ideal más la suma de tu propia personalidad (o la de tu marca) lo que hará que puedas traer a la vida una propuesta diferente. Acá te comparto un artículo con 5 elementos a tener en cuenta para crear esa propuesta de marca diferente que conecte.

Porque muchos otros van a ofrecer los mismos productos o servicios que vos… pero nadie lo va a hacer con tu personalidad, tus valores, con esas fortalezas y habilidades que te hacen única.

Acá podés ver un artículo de cómo usar tus fortalezas para diferenciarte.

6 – LA CONSISTENCIA: que todo junto tenga sentido

Una vez que te hayas tomado el tiempo de definir estos cimientos, te recomiendo entonces una revisión final de todo junto para asegurarte que es consistente y coherente.

¿Tu propuesta de valor es coherente con lo que sabes de tu cliente ideal o hay algo que cambiar? ¿Tus productos y servicios son coherentes con la visión que tenés de tu negocio? ¿La forma en que te estás comunicando y posicionando es coherente con quién sos y la personalidad de tu marca?

Así vas revisando que todos estos elementos sean consistentes o hacés los ajustes que te parezcan necesarios.

Una vez que tengas estos cimientos listos, entonces sí es hora de enfocarte en ATRAER a ese cliente a tu negocio. Y para eso el primer paso que te recomiendo es empezar a crear contenido.

>> Acá podés descargar una guía con los 7 pasos para crear tu estrategia de contenido

>> Acá podés descargar una guía con los 8 pasos que podrías seguir una vez que definas estos cimientos, para atraer y convertir más potenciales clientes en clientes felices.

Si no te tomas el tiempo de definir bien estos pilares es muy probable que te cueste generar esa atracción porque no tendrás muy claro ni a quién querés atraer, ni cuál es tu propuesta o cómo comunicarlo de una manera auténtica y diferente.

Una vez que tengas eso más claro, vas a ver como el resto empieza a fluir mucho más naturalmente.

No vas a sentir que estás tratando de “empujar” o “convencer” todo el tiempo, sino que tu cliente ideal se va a sentir atraído por lo que estás compartiendo y proponiendo.

Porque te tomaste el tiempo de conocerlo, de entender lo que está buscando y cómo se siente; y crear una propuesta a partir de ahí, para ofrecerle algo que quiere y presentárselo de una manera que conecte con sus emociones y gustos más personales.

Por eso primero hay que hacer el trabajo interno, el “detrás de escena”.

Construir estos cimientos conscientemente y tomando las decisiones que hagan falta, para entonces sobre esa base más sólida ir construyendo el resto de tu negocio 💕

Espero que este artículo te sirva para construir tus cimientos y me encantaría que me cuentes abajo en los comentarios qué te parecieron, si ya tenés claros los tuyos o hay algo que creas que deberías seguir trabajando.

13 Responses to 6 cimientos para hacer crecer tu emprendimiento sobre una base sólida

  1. Muy bueno me gustó y me sirvió mucho para repensar mi emprendimiento, en tiempos donde todo cambia muy rápido requiere reeplanterse estas cuestiones cada tanto, estudio Adm. de Empresas y si bien estos conceptos los he visto , esdudiado a lo largo de mi carrera no me resultaba sencillo enfocarlos en mi emprendiminto, quizá por aplicarlo siempre a grandes empresas, por eso quiero agradecerte por haber logrado adaptarlo tan bien y claro, me sirvio mucho te sigo y te recomendaré pcon mis amigas emprendedoras.saludos!!

    • ¡Hola Verónica! Que lindo tu comentario, muchas gracias por la recomendación!!! 🙂 Me alegro que te haya servido para adaptarlo a la realidad de tu emprendimiento!!!

  2. Hola Nayla. muy bueno! me sirvió mucho para revisar los míos. Hay cosas que las tengo definidas y claras y otras que tengo que ajustar y revisar, como el mix de productos y la comunicación, como generar contenido para atraer al cliente
    Muchas gracias!!
    Besos

    • ¡Hola Luciana! Que bueno que te sirvió para ver qué cosas tenés ya muy claras y cuáles quizás vale la pena pensar un poco más. ¡Me alegro mucho que haya servido! Besos y gracias por leerlo y dejar tu comentario 🙂

  3. Hola Nay!! Me super sirvió toda la info. Estoy x encarar mi propio emprendimiento sola y estoy muy contenta. Con respecto a definir mi mucho de mercado, después de leer tus post, me Di cuenta que iba a hacer más de lo mismo, y me decido a salir de mi zona de confort y definir uno muy claro. Así que más adelante te contaré. Gracias x compartir tan valiosa info…😃

Leave a reply